BRASS BUTTONS, CAPITULO IV. CUPID - SAM COOKE

Cupid es una de los más famosos temas de Sam Cooke, el rey del Soul y una de las mejores canciones de amor de la historia.

¿Quién es Sam Cooke?.

Sin Sam Cooke la música no existiría tal y como la conocemos. ¿Imaginan la música pop si nunca hubieran existido the Beatles? ¿El rock’n’roll sin un Elvis? ¿Folk sin Dylan? ¿Jazz sin Duke Ellington? Algo similar ocurriría si imaginamos el soul y las muchas bifurcaciones que han cimentado la música negra sin Sam.

Su voz no se podía comparar a nada de lo que había habido antes, era como si Dios hablase a través de sus labios, era dulce, era como ser acariciado por un ángel. Era un músico muy completo, incluso componía sus propias canciones, fue además un pionero al ser uno de los primeros artistas negros en crear su propia discográfica, SAR Records.

Los primeros temas tratados por Sam en sus composiciones eran religiosos, después dio un salto y con miedo a ser rechazado se puso a escribir preciosas canciones de amor, entre las que destaca la que hoy nos ocupa. Pero más tarde, aún dió un giro más, aturdido por la muerte de su hijo e influenciado por los disturbios raciales que estaban en su punto álgido, Sam escribió la que se considera la primera canción protesta, A Change Is Gonna Come.

Corría el año 1964, poco después murió a los 33 años, una muerte de lo más absurdo. Era de dominio publico que Sam era un mujeriego, no le importaba seducir y amar a muchas mujeres a la vez, a pesar de estar casado. Una noche llevó a una de tantas amantes a un motel, la chica salió corriendo, Mr Cooke creyó que le había robado la cartera. Salió del coche furioso y gritando en calzoncillos, estaba convencido de que la dueña del motel era compinche de la ladrona. La buena mujer al ver a un hombre en calzoncillos gritando como un histérico, sacó un revólver y mató a Sam.

Su música siguió viva gracias al legado de sus canciones y a sus sucesores, entre otros Otis Redding, Aretha Franklin y Marvin Gaye.